En el cielo sólo hay santos


Todos los años la Iglesia celebra la Solemnidad de Todos los Santos. Y en la Liturgia, en la Santa Misa, una de las lecturas que se leen es del libro del Apocalipsis. Allí, el Apóstol Juan, en una bellísima visión, ve el cielo y dice:
“Vi una enorme muchedumbre, imposible de contar, formada por gente de todas las naciones, familias, pueblos y lenguas. Estaban de pie ante el trono y delante del Cordero, vestidos con túnicas blancas; llevaban palmas en la mano y exclamaban con voz potente: "¡La salvación viene de nuestro Dios que está sentado en el trono, y del Cordero!".”
Juan ve en el cielo una multitud de personas, que supera amplísimamente la lista de aquellas personas que honramos como santos canonizados. Son una multitud de personas imposible de contar que viven en el cielo.
¿Y qué es el cielo? 
El cielo es el mismo Dios. Es la vida divina de Dios. Una vida divina que quiere compartirla con nosotros sus hijos. Vivir en el Cielo es vivir con Dios y en Dios. Es verlo a Él. Ver a Jesucristo reinando sobre todos y todo. Y en esta muchedumbre formada por innumerables santos conocidos como la Virgen María, los Apóstoles, San Francisco, San Leonardo, el Cura Brochero, San Juan Pablo II, Santa Teresita, Santa Teresa de Calcuta, Santa Bernardita y tantos santos que queremos… y además por innumerables santos que no son conocidos más que por unos pocos, pues allí habrá también tantos familiares nuestros y amigos que ya partieron… y también todos los Santos Ángeles, junto con nuestros ángeles de la guarda… y... todos, todos, todos… tienen una cosa en común:
¡Son santos!
El salmo 24 nos da una clave de quienes pueden entrar al cielo:
“¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado? El que tiene las manos limpias y puro el corazón; él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su Salvador.”
Las manos limpias y puro el corazón. Si el cielo es vivir la misma vida de Dios, y Dios es el Santísimo… ¿podría alguien que no es santo entrar en su presencia? 
Un día tuve la certeza de que debo y debemos decirle a todos los cristianos esta verdad que parece que la hemos olvidado:
“¡En el cielo, sólo hay santos!”
Y muchos me dicen: ¿Y entonces nosotros? Pues fácil. Debemos ser santos. ¡Es nuestra vocación de cristianos! Y no se me ocurrió a mí ni a los curas. ¡Fue Jesús el que dijo: “Sean perfectos como el Padre Celestial”
Y esto, lejos de acobardarnos o desesperanzarnos, nos debe dar más ganas de lograrlo. Pues si es cierto que con nuestras fuerzas solas no podremos ser santos, con Dios, todo lo podremos. Y Él nos hará santos, como lo hizo con cada uno de los que hoy recordamos.
¡Debemos anhelar ser santos! Es nuestra vocación de bautizados, de hijos de Dios. ¡No es una opción! ¡No es un privilegio de algunos ni un título honorífico dado por la Iglesia a algunos!¡Es nuestra vocación!
Y si alguien ya partió de este mundo sin estar completamente puro, con nuestra oración podremos ayudarlos a pasar más rápida su purificación en el Purgatorio, desde donde irán derechito al cielo.
“¡Felices los que lavan sus vestiduras para tener derecho a participar del árbol de la vida y a entrar por las puertas de la Ciudad!” (Apoc 22,14)
Y por eso, al día siguiente de la Solemnidad de todos los Santos, recordamos y rezamos por todos los fieles difuntos, para que también disfruten del lugar que Dios nos tiene preparados ¡a todos lo que acepten este INMENSO regalo de Dios de ser partícipes de su propia VIDA DIVINA!.
No teman ser santos. Es el verdadero éxito de esta vida. Perder el cielo, sería el peor de los fracasos.
¡No temas ser santo! 
No perderás libertad ¡La tendrás toda! 
No perderás la alegría ¡La tendrás toda! 
No perderás la vida ¡La tendrás toda!.
“Alégrense y regocíjense…, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo”(Mt 5,12).
Feliz día de todos los santos, todos los días.

Hombres necios

Hombres necios que acusáis
al buen Dios sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis*...

Primero vos lo negáis
y pretendéis que no existe,
al caminar con despiste
ignorando que pecáis.

Vais por la vida insultando
al que camina en virtud
pues no soportais la luz
que los vaya descubriendo.

Preferís vivir la ignorancia
y jamás buscáis verdad,
aunque perdáis la heredad
que es verdadera ganancia.

O si aceptáis su existencia,
le echáis en cara la mugre
que permitís, y que cubre
aunque lo niegues, tu conciencia.

Que culpa tendrá el Señor
de las guerras que tú haces,
y las conductas procaces
que vendes cual un valor.

Cómo será El responsable
del hambre que duele fiero
mientras cuentas tu dinero
con conducta descartable.

¿Y Dios no podría decir
si con vos El coincidiera:
"No creo que el hombre existiera
y esas cosas permitir"?

Hombres necios que expulsáis
al buen Dios con mil razones:
andáis a los tropezones
por aquello que ignoráis...

Que Dios vino y se hizo cargo
de pecado y consecuencia,
para evitar la dolencia
de un infierno tan amargo.

Líbreme Dios de ser tal
y que en alguna ocasión
le eche en cara el resbalón
de haber yo elegido mal.

La necedad es de cuidado.
Como tener guía ciego.
Te lleva como borrego
por el camino cambiado.

Si negáis el don paterno
mientras camináis el suelo,
no tendréis casa en el cielo
donde el gozo es sempiterno.

Claudio Durán
18/3/16

* La primera estrofa es una paráfrasis del famoso poema de Sor Juana Inés de la Cruz en defensa de las mujeres. Pero a diferencia de aquel, en este, la palabra "hombre" se refiere a todo ser humano y no sólo al varón.

Sobre los obstáculos acerca de la Corredención, frente a lo cual propongo la “Prorredención Mariana”


Atendiendo a que el termino 'Corredención' ha sufrido ataques y un enfriamiento en la teología moderna, pues hasta 1985 incluso San Juan Pablo II lo usaba refiriéndose al papel único de la Virgen María en la historia de la redención humana, yo estoy pensando y trabajando sobre un nuevo término que podría venir a explicar de manera más correcta esta Gracia otorgada a la Virgen. Se trata a mi entender de un neologismo, pues no lo he encontrado en ningún lado: “Prorredención”. (En latín seria Pro Redemptione, en italiano y aplicado a la Virgen “Proredentrice”, en inglés sería “Proredemptive”).

La partícula “Pro” se refiere a posibilitar una acción de un tercero con la colaboración del primero. Ejemplo, los humanos somos llamados por el Magisterio “Procreadores” debido a nuestra cooperación en la generación de hijos de la especie humana que de esta manera son creados por Dios a través de los esposos. Según este mismo esquema, María sería “Prorredentora” porque por su Fiat posibilita que el Hijo Eterno de Dios pueda encarnarse y llevar a cabo la Obra de la Salvación.

Además, siguiendo la analogía propuesta, María también da a luz a los nuevos hijos redimidos, cuestión ya suficientemente explicada con la “Maternidad Espiritual de todos los cristianos”. Es cierto que todos los cristianos uniendo nuestros dolores a los sufrimientos de Cristo (como dice San Pablo) también ayudamos a nuestra propia salvación y la salvación de los demás, pero siempre subordinados a Cristo, el Único mediador y el Único Salvador. Es decir, todos somos en cierta manera según nuestro grado de cooperación con la Gracia, posibles de ser llamados “prorredentores”. La misma Iglesia en cuanto Madre también lo es. Y siendo María figura de la Iglesia, podemos decir que, en esta subordinación a la redención perfecta obrada por Cristo, el concepto de la “prorredención” se debe aplicar a María de modo eminente y perfecto, en un grado tal que ninguno más de los bautizados podría alcanzarlo, en razón de que fue a Ella a quién el Ángel por pedido de Dios le pidió su aprobación para realizar su Plan. 

En virtud de lo expuesto, podemos decir que María es Prorredentora del género humano junto y en total subordinación a su Hijo Jesucristo, Redentor del Mundo.

Claudio Durán
Prof. de Ciencias Sagradas

Seguir repitiendo por "cadena nacional" que no debemos recordar a Belgrano (o San Martín) en el día de su fallecimiento es hacer gala de una ignorancia supina.

Como los discursistas (y discursistos) han perdido la fe y se han olvidado de Dios quienes detentan la función pública, no tienen ni idea de que cristianamente hablando, ese día no es celebrar la muerte como si la muerte tuviera la última palabra, sino el de su paso a la inmortalidad de la vida divina con Dios. Y pensar, como repiten revisionistas y revisionistos, que sólo debe ser recordado un prohombre por los días de sus victorias, es pensar que un señor como el General Manuel Belgrano no puso el mismo coraje y amor a la Patria en las batallas que le tocó perder como en las que ganó. Vergonzoso y cobarde quien no es capaz de alabar una entrega tan generosa.

Pensar que recordar al General San Martín escribiéndole ya mayor a su hija las famosas máximas, es recordarlo "viejito", acabado, terminado... como si el ser anciano denigrara la grandeza de sus hazañas es una demostración cabal de que sacarse fotos con Francisco no es lo mismo que escucharlo cuando habla del "descarte de los niños y ancianos"....

Quien así habla ha dejado que la soberbia entumezca su razón y enfrie su fe. Han perdido el verdadero sentido del Patriotismo y su pobre cristianismo no pasa de una rúbrica en un libro de Bautismo. No hay dignidad en su recuerdo, mucho menos en sus lenguas...

Ya en la época de Belgrano sólo se pensaba en triunfalismos y la muerte parece que le espantaba también a la clase política de entonces. Será por eso que dicen, no se será cierto, que sepultaron su cadaver varios dias despues porque no había dinero para hacerlo. Lo cierto es que su muerte pasó inadvertida para aquellos polítiqueros de turno demasiado metidos en sus contiendas personales y egoístas, ya que ese día hubo una crisis institucional en el ejecutivo de Buenos Aires y por eso aquel día pasó a la historia como "el día de los tres gobernadores"... Sí, ya en aquellos días todos querían quedarse con la "caja" a toda costa...

Lo esperanzador es que (yo no tengo dudas) Don Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano (que era su nombre completo) probablemente siga atento a su Patria y ruegue por nosotros ante el Dios que tanto amó en vida y junto a la Madre con cuyo manto pintó nuestra Bandera.

La soberbia de la igorancia tiene su límite, aunque ellos aún no lo adviertan: "Llegarás hasta aquí y no pasarás; aquí se quebrará la soberbia de tus olas" (Job 38,11)
No está lejos el día en que se escuche: "¡Silencio! ¡Cállate!", mientras todos diremos sorprendidos y alegres: "¿Quién es Este, que hasta el viento y el mar le obedecen?" (cfr. Mc 4,35-41)

Hasta ese día, seguirá la pobre entre cadena y cadena... encadenada.

Jesucristo, Señor de la historia: ¡te necesitamos!


Príncipes o mendigos


El cuarto domingo de Pascua, es conocido popularmente como el Domingo del Buen Pastor, porque las lecturas del Evangelio de San Juan nos recuerdan aquel discurso donde Jesús dice de si mismo que es el Buen Pastor que cuida, conduce y da la vida por sus ovejas. Pero también en este domingo, es muy interesante la segunda lectura que se leyó. También del Apóstol San Juan pero de su primera carta. Allí el apóstol nos dice:

“¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios,
y nosotros lo somos realmente.”

¡Somos realmente hijos de Dios! Cuando estaba pensando en estas palabras me acordé de un cuento que todos conocemos. ¿Recuerdan el cuento del Príncipe y el mendigo? Aquel en que el Príncipe intercambia su posición con el mendigo de tal manera que ahora el Príncipe se ha vestido de mendigo y ya nadie lo reconoce. En cambio el mendigo se ha vestido de Príncipe y todos lo tratan como tal.

A los cristianos muchas veces nos pasa como a aquel Príncipe. Siendo como somos Hijos de Dios ¡hijos del Rey!, en lugar de comportarnos como Príncipes nadie nos reconoce. No damos testimonio de vida cristiana. Nadie se percata que somos hijos de Dios ¡nada menos! Que pena mas grande debe ser para el Señor el habernos conseguido dejar de mendigar por causa del pecado para regalarnos gratuitamente la dignidad de ser hijos de Dios y sin embargo, seguir siendo para los demás, unos simples mendigos que en lugar de dar testimonio damos lástima…


Pidamos a la Santísima Virgen que los cristianos de Argentina y el mundo vivamos como dignos hijos de Dios. Empezando cada uno en la cotideaneidad de nuestras vidas: familia, trabajos, amistades, vecinos, ect. Que seamos para cada persona,hermanos verdaderos, pues todos somos hijos del mismo Padre Dios y por el Bautismo, nada menos que hijos de Dios.